Camino de Santiago (La Coruña – Santiago – Muxía – Finisterre y Santiago) – 3ª etapa Sigueiro- Negreira

Amanece, sigue lloviendo a intervalos, a veces más y otras menos, ahora sopla fuerte viento, luego se calma, todo un batiburrillo de formas de darle ambiente al día que como para echarte a llorar o a reír, pero me quedo con la de reír y hasta sonreír y más allá si hace falta, diciéndole al cielo –como otras veces- que te eche lo que quiera, que tú sigues para adelante. Y es que hay que intentar siempre tener un rayo de luz sobre nuestro cielo, aunque este nublado y el camino parezca difícil, porque solo así nunca serás decepcionado ante cualquier barrera que te encuentres, sobre todo porque debemos recordar que cada uno de nosotros somos alguien original y único por el mero hecho de existir, de un día a otro, de una hora a otra. Así pues, lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, sino el significado concreto de la vida que cada cual tan solo le damos en un momento dado

Y COMO CAIA CON GANAS ESE RATITO…
NUNCA OS OLVIDEIS DE DESAYUNAR…

La vida en si, hasta que llegue ese punto de no retorno, hay que tomársela con un poco de ironía y humor, por eso si llamamos a esta etapa «Si no sabias los tipos de lluvia que existen hoy los vas a conocer todos» no estaría de más, al menos así la bauticé yo, agua no faltaba para ello. Pero nada, minuto uno y ya estaba lloviendo hace horas sin parar, variando la clase de lluvia desde la leve, suave o calabobos, pasando por el sirimiri, el orballo, normal y estable hasta culminar con la lluvia aguacera, la jodia cabrona como cae, la madre que te pario si es que no paras, ¡¿pero aún queda agua hay arriba?!, y todas las expresiones que sueltes y como la quieras llamar, total ella seguía cayendo, a la que si le sumabas ese fuerte viento que por suerte solo en ocasiones aparecía, pues ni lugar a la imaginación queda… pero igual de feliz ante ello, tanto que hasta antes de salir de Sigueiro, en el photocall ese que hay junto a la escultura de Carmela, pues foto que te va.

Y COMO SEA, AL INICIO DEL DIA, PUES TE BUSCAS UNA MANERA DE SONREIR

Comentar que yo me partía el culo solo gracias a lo que me caía encima, porque toda la etapa la disfrute acompañada por esa lluvia cambiante y alocada a su manera, pero siempre persistente en sus múltiples y distintas intensidades, que pasaban por gotas de lluvia, lluvia moderada y fuerte y chaparroneamiento total, acompañado todo ello a veces con rachas de viento ligero o semihuracanado, así que cuando era ligero podías abrir paraguas y cuando era fortísimo pues cerrar paraguas y ya está. Por supuesto, y mira que me costo años aceptarlo porque hasta hace poco antes nunca lo llevaba, es algo que recomiendo meter en la mochila en cualquier estación y para cualquier Camino que discurra por Galicia o por donde sea.

Pero bueno ¡esto es el Camino de Santiago! y no se habla más. Hasta mitad de etapa la marcha habitual de esta etapa es por pistas asfaltadas, pero luego ya tocamos caminos y bosques, ya sabéis, entre ellos el «Bosque Encantado», aunque muy encantador no era ver como la fuerza de la borrasca había tirado varios árboles, algunos incluso en medio del Camino, como ya os pondré foto.

Y bueno, desde Sigueiro a Santiago son tan solo 15 cómodos kilómetros, un poquito más así asa cuando caía como caía a veces el agua de esa borrasca, pero se hacen en un suspiro y medio, y por ello pues vámonos, que hoy nos toca algo distinto como es llegar a Santiago y continuar caminando, algo para mi que me cuesta realmente hacer, porque mi destino siempre quiero que sea Santiago de Compostela, pero bueno, iremos “más allá y mas alto”. Así que iniciada la marcha cruzaremos el puente de origen medieval (siglo XIII) sobre el río Tambre, y en nada, antes de llegar a una gasolinera, justo antes de pasarla sale una calle a la derecha la cual cogemos siguiendo la indicación amarilla,  después giramos la primera intersección a la izquierda por una pista asfaltada entre campos de cultivo. Mas adelante giramos a la derecha para pasar un puente por encima de la autopista para continuar a la izquierda paralelos a esta durante unos metros y volver a girar a la derecha y así llegar a las primeras casas del lugar de Vila de Marantes.

Aquí tomamos a la izquierda una pista de tierra y vamos alternando pistas de tierra y asfalto hasta llegar próximos de nuevo a la N-550, pasaremos y cruzaremos el río Sionlla, ese que nos encontramos en Lavacolla cuando venimos por el Camino Francés, haremos unos giros y tras subir una fuerte pendiente asfaltada continuaremos por agradable y cómoda pista de tierra rodeada de bosque, donde me encuentro algunos árboles caídos por todos lados, y también un par de ellos que han caído justo en el mismo camino…

UNO DE LOS VARIOS ARBOLES CAIDOS CERCA Y EN EL MISMO CAMINO, COMO ESTE

Pasaremos por Formaris y el Hotel Castro, cruzaremos la zona del Bosque Encantado, y tras un par de kilómetros más llegamos a las primeras naves industriales del polígono de Tambre, donde nada más llegar a una carretera del polígono encontraremos el Bar Polígono al otro lado de la vía, donde podremos recuperar energía, aunque la simpatía no suele ser muy abundante en el lugar, pero que mas da, yo voy a lo que voy, pagas, consumes y te vas, y a seguir caminando.

El paso por el polígono no es complicado, hay que atravesarlo siempre de frente por Vía Galileo. Y también pasaremos por el cementerio y el Tanatorio de Santiago, donde me refugie diez minutos a cambiarme de cortavientos ligero a cortavientos recio, ya que en ese lugar la lluvia arreció de lo lindo ya hasta la misma plaza del Obradoiro y más allá, pero todo perfecto, no pasa nada, la armonía va dentro de ti y nada ni nadie deben nunca arrebatártela.

AQUI PEGABA DE LO LINDO LO QUE CAIA Y LO QUE SOPLABA….

Luego ya nos iremos introduciendo en la periferia y entrada a Santiago, donde mejor que sigáis las indicaciones siempre con atención, y no voy a describiros el recorrido porque entre giros para un lado, tira para aquí y ahora para allá, más varias señales absurdas que te hacen mas largo el recorrido y demás, y que me negaba a seguir porque era mas fácil tomar otro cruce, lo único que haría seria liaros la perdiz en la cabeza, así que simplemente cuidado con las indicaciones, fijaros bien y no tendréis problemas, y especialmente cuando ya llegas a Santiago prácticamente no te hace falta ni mirar, ya que el instinto y el sentido de la dirección, aparte de que alguna vez distingues las torres de la catedral a lo lejos, te van a llevar a tu preciado destino, pasando por las ruas de Santa Clara, rua de Loureiros, porta da Pena, rua da Acibecheria, plaza de la Inmaculada con la fachada de San Martín Pinario a nuestra derecha y el recordado sonido de esa gaita en el pasadizo para entrar ya en la plaza del Obradoiro, para ponerte a los pies de la emblemática catedral de Santiago, donde como siempre tras contemplarla, cerré los ojos, di las gracias al Universo por permitirme respirar y llegar hasta hay una vez más, unos instantes más de suave meditación y rumbo para Negreira sin mirar hacia atrás, ya que si tocaba mucho Santiago y lo pensaba sabía me quedaría, y aparte de que era muy temprano, solo eran veinte kilómetros hasta Negreira y además me apetecía, y esa razón es la principal si te pones a pensarlo, así que para allá que dimos el primer paso, la parte del Camino Ingles había quedado ya dentro de mi, ahora tocaba este recorrido, distinto en motivación, en pensamientos y en todo.

SE ME HIZO EXTRAÑO SEGUIR CAMINANDO DESPUES DE LLEGAR ANTE LA CATEDRAL…

Y desde aquí, dejo atrás la catedral, y es extraño, ya que sueles terminar aquí el Camino y hacer los típicos rituales por ello, y ahora simplemente, eso si tras reposar los pies unos minutos y tomarme algo, me alejo por las calles de Santiago, ya que mi deseo es seguir hasta Muxia primero y Fisterra después, en esa podíamos llamarla de muchas formas como prolongación, tramo añadido, Camino, sendero jacobeo o como quieras tú llamarlo, que será la mejor forma. Pero también en si, seguir hasta el mas después de alcanzar Santiago, es esa fidelización al histórico saludo de ¡Ultreia! (más allá) y la respuesta de ¡Et Suseia! (y más arriba) cuando dos peregrinos se cruzaban, que nosotros actualmente hemos cambiado por el también bonito ¡Buen Camino!

Así que hacia adelante, porque si tus sueños no te asustan, es que no son lo suficientemente grandes, así que a seguir paso a paso, ellos saben el camino…

Como ya he dicho y sabéis, en Olveiroa el Camino se bifurcará, y podemos llegar primero a Fisterra o bien a Muxía, que sea la que sea cual sea será nuestra decisión y la más acertada, y luego si lo deseas enlazar los dos destinos caminando de una a otra, disfrutando de su luz y naturaleza. En mi caso elijo ir primero a Muxía y luego a Fisterra, pero cada cual es libre de elegir libremente mientras aún podamos hacerlo.

Pues seguimos las flechas que nos conducen bajando por la Costa do Cristo y la Rúa das Hortas, cruzamos la calle Galeras y continuamos hasta llegar a un gran robledal de árboles centenarios, la Carballeira de San Lourenzo, donde tras una bajada, cruzaremos un puente de piedra sobre el río y tomamos entonces una senda de tierra que nos conduce hasta Sarela de Abaixo, desde donde podemos seguramente disfrutar si el día está bueno de una excelente vista de Santiago de Compostela.

Luego seguimos caminando a través de bosques de carballos, pinos, eucaliptos y otras especies, pasando por pequeñas aldeas, urbanizaciones ya casas aisladas hasta llegar a Quintans, donde tenemos un bar, que este abierto ya es otra cosa, aunque mejor es parar si eso dos kilómetros más adelante en el Mesón Alto do Vento, donde encontramos un restaurante con terraza, muy recomendable para hacer nuestra primera parada.

«REPOSTANDO» EN ALTO DO VENTO

Al salir del restaurante, descendemos por la acera y tomamos una calle a mano derecha que nos lleva a la aldea de Ventosa, y continuando llegaremos hasta el sitio de Augapesada, donde giramos a mano izquierda por una calle empedrada, y tras pasar un puente de piedra comenzamos un jodidillo y algo duro ascenso durante unos dos kilómetros que lleguemos al Alto do Mar de Ovellas, donde tendremos unas esplendidas vistas sobre el valle, y desde hay pues nos tocará ir descendiendo con tranquilidad hacia el valle del Tambre, pasando por Carballo y luego por Trasmonte, y ya desde aquí llegaremos a Ponte Maceira, donde seguramente alguna foto del puente medieval o del lugar caerá, ya que esta considerado  como uno de los pueblos más bonitos de España. Hay bar por si deseáis ver el lugar y tomar algo o comer.

PONTE MACEIRA
VENÍA CRECIDITO DE AGUA EL RIO TAMBRE, SE NOTA LA LLUVIA…

Por supuesto este bello puente tiene su leyenda, que cuenta la historia de que varios discípulos del Apóstol Santiago lo cruzaron mientras trataban de huir de los romanos, y cuando estos les iban a dar alcance y entraron en el puente tras ellos, este se derrumbó gracias a vete a saber ¿quizás una intervención divina?, por lo que los discípulos lograron escapar mientras los romanos pues se ahogaron en el río o ya no les quedaron muchas ganas de perseguirles.

Tras ello atravesamos el puente sobre el río Tambre, que según estación del año llevará más o menos agua, y continuamos por una calle a mano izquierda, avanzando por una tranquila pista entre chalets y campos. Nos desviamos luego por un sendero boscoso junto a la ribera del río, que nos lleva hasta Barca y luego hasta A Chancela, desde donde nuestro camino continúa de frente y sin pérdida hasta Negreira, nuestro fin de etapa por hoy, donde tienes múltiples y variadas posibilidades para alojarte y descansar… mañana más y mejor.

Hoy ha sido un día de esos raros, pero por cosas mías, quizás porque si llego a Santiago me gusta terminar el día, disfrutarlo entrando en la catedral, disfrutar su energía, sentir su esencia, oler el incienso, disfrutar con tranquilidad de una buena cerveza, una comida, un mil veces ya dado paseo por sus empedradas calles, pero aun siendo un día raro no era un día malo, en absoluto, PORQUE SIEMPRE DEBEMOS EQULIBRAR SENSACIONES, porque voy para la costa de las eternas piedra primero y al fin del mundo después, y vuelvo en na, así que todo en orden, todo tranquilo, todo bien y que la magia del Camino siga estando ahí, sin necesidad de palabras para el entendimiento…

CUIDAROS MUCHO, QUE SEAIS FELICES AUNQUE SEA UN POQUITO Y BUEN CAMINO SIEMPRE

Publicaciones Similares

52 comentarios

    1. Ya sabes, peregrino amigo, que sin lluvia Galicia no parece la misma 😁😂 Gracias por tus deseos, seguimos disfrutando siempre, igualmente te lo deseo ¡Buen Camino siempre!

    1. Muchas gracias por tus palabras, amigo mío, intento poner lo que vas sintiendo y viviendo a cada paso, aunque me pegaría horas escribiendo de ello si tuviera más tiempo ¡Buen Camino siempre!

    1. Gracias por tus palabras, amiga mía, hay muchas, pero muchas leyendas por donde vas pasando, pero lógicamente no puedes poner todas. El Camino es pura leyenda ¡Buen Camino siempre!

    1. Ya sabes que si, amigo mío, los tramos jacobeos del Camino son siempre una autentica maravilla que están ahí para que los disfrutemos ¡Buen Camino siempre!

    1. Una auténtica joya esa nuestra catedral, con toda su fuerza, belleza y magia, que siempre espera nuestra llegada para que podamos disfrutarla ¡Buen Camino siempre, Jeremy!

    1. Ya sabes, Mirana, que nunca se hace pesado nuestro caminar por estos lugares, no volvería tanto al Camino si no fuera así jajajaja. Nada, si me quejo en broma de las subidas y demás, pero solo por quitarle lo jodio que tienen esas cuestas para mi, pero siempre bien ¡Buen Camino siempre!

    1. Que así sea como bien dices, Verdiramo, que nunca nos falten para pillar fuerzas, aunque a veces cuesta encontrar algún lugar abierto, pero siempre felices ¡Buen Camino siempre!

    1. O para quedarte clavado en el barro como me ha pasado ya dos veces en otras ocasiones jajajajaja Nada, son solo «dificultades técnicas» del Camino, pero a veces te hacen pensar como pasar algunos sitios ¡Buen Camino siempre, Mizok!

    1. Buenos días, amigo mío, y que no nos falten nunca esas etapas para poder seguir disfrutándolas cuando las caminamos o vemos como otros las caminan, el Camino siempre nos espera ¡Buen Camino siempre!

    1. Hola, amigo mío, gracias por tus palabras. Todas las etapas tienen su lado bueno y menos bueno, pero ya sabes que las disfrutamos paso a paso ¡Buen Camino siempre!

    1. Ya sabes, amigo mío, el tiempo cada vez más loco, más o menos como todos nosotros jajajaja, pero que nunca nos quite las ganas y el deseo de seguir caminando ¡Buen Camino siempre!

    1. Gracias por tus palabras, amigo mío, pero ya sabes que en el Camino no hay virus, así que ya sabes, ¡al Camino lejos de virus y otras cosas añadidas! ¡Buen Camino siempre!

    1. Así es como bien lo has dicho, Auseti, es esa belleza y magia lo que nos lleva a cada paso en el Camino, y que siga así, aunque se hace raro caminar después de llegar a Santiago ¡Buen Camino siempre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *